La visita del Foro Global de la OCDE

Como hemos dicho con anterioridad, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha cambiado su misión de ‘promover políticas que mejorarán el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo’, por políticas dedicadas a atacar a países pequeños, so pretexto de la transparencia fiscal y mantener sus salarios, libres de impuestos, intactos. Sus burócratas se olvidan, convenientemente, de la hambruna actual en África en que pueden morir hasta 20 millones de personas o de la epidemia de drogas que baña a la juventud europea y cuya muerte por sobredosis alcanza a 23 personas al día. Esta semana, que tenemos en casa a los señores del Foro Global, vale la pena informar al lector de dos noticias que salieron hace unos pocos días.

Por un lado, mi querida España. Dice el diario El Confidencial en sus titulares de 11 de junio de 2017: España tiene su ‘paraíso fiscal’: Canarias ofrece la menor tributación de la UE. Su autor Javier Jorrín explica: ‘La mejor fiscalidad de la Unión Europea con un 4 % de Impuesto de Sociedades’. Con este mensaje se promociona Canarias ante los inversores internacionales para vender su ‘paraíso tributario’. Sigue el artículo: ‘Las empresas que se asienten en el archipiélago se ahorrarán el 84 % del Impuesto de Sociedades que les hubiese correspondido pagar en el resto de España y casi un 90 % menos de lo que tendrían que abonar en Alemania, Francia o Italia. Un ahorro fiscal imbatible en Europa’. Recomiendo su lectura para aquellos que aún piensan que en Panamá somos delincuentes por la sencilla razón de que competimos por la inversión extranjera directa. Verán que lo que motiva a las Islas Canarias no difiere, en nada, de lo que hacen Panamá y su plataforma de servicios y las demás islas y territorios que requieren inversión en sus países para generar empleos y riqueza.

Por otro lado, dice en su versión del 10 de junio de 2017, el diario español Expansión que el ‘Reino Unido se convertirá en el mayor paraíso fiscal de Europa’. El artículo se resume en que el Reino Unido hará lo necesario para defenderse como hizo valientemente en la Segunda Guerra Mundial a diferencia de aquellos que se rindieron y ayudaron a los nazis en el Holocausto— si es excluido del Mercado Común Europeo. Es decir, afirma el autor, ‘reducir el impuesto de sociedades y limitar las comunicaciones bancarias con países de la OCDE para recuperar la competitividad en la escena mundial’. También recomendamos este artículo de Pedro Muñoz para que el lector vea las fuerzas que mueven la competencia fiscal en el mundo.

Las noticias arriba indicadas se dan justo antes de que un apéndice del club de países ricos el Foro Global de la OCDE llegue a pavonearse a Panamá, encima, a costa de los contribuyentes nacionales. Son B/.400 000 los que nos costará atender, a cuerpo de reyes, a esta tanda de cretinos que viene a nuestro país, al que no ha dejado de humillar, a realizar sus reuniones tan cruciales para la sobrevivencia del mundo. De seguro, callados en las esquinas donde nadie los oye, se estarán burlando de nosotros. Churchill decía, sabiamente, la diplomacia es mandar a alguien al infierno y que este te pida las direcciones.

Curioso que un evento se llevará a cabo en las Esclusas de Miraflores, ¡qué irónico! No hay mejor símbolo de la dignidad y soberanía de un pueblo. Ahora servirá de telón de fondo para un coctel de langostinos y los selfies de un grupo de zopencos que nos aborrece por la sencilla razón de que queremos encontrar nuestro propio destino. De seguro que habrá brindis, risas, fotos y discursos de lo maravilloso que es Panamá y de los buenos anfitriones que somos.

El año pasado la OCDE acusó a Panamá de ser ‘la gran rémora en el camino para lograr una mayor transparencia en las finanzas mundiales y acabar con los paraísos fiscales’. ¡Qué rápido olvidamos! ¡Viva Panamá!

Álvaro Tomas

ABOGADO