Defensa de Martinelli se queja ante la ONU

Los abogados del expresidente Ricardo Martinelli sacaron de la esfera nacional el caso de su cliente, acusado de inviolabilidad del secreto, violación a la intimidad y dos delitos por presunto fraude, y denunciaron ante la Organización de las Naciones Unidas de lo que califican una violación a sus derechos.

Ayer enviaron un comunicado en el que informan que elevaron petición ante el Grupo de Trabajo sobre la detención de Ricardo Martinelli, que catalogan de arbitraria. Sustentan la acción afirmando que se efectuó contraviniendo sus derechos humanos.

Solicitaron a esta entidad internacional que opine sobre las medidas necesarias para remediar la situación de Martinelli; que se inste al Gobierno panameño a que garantice una investigación completa e independiente de las circunstancias que rodean la privación arbitraria de la libertad de su cliente; que el gobierno de Panamá ajuste sus leyes en conformidad con las recomendaciones pertinentes y con los compromisos contraídos en virtud del derecho internacional de los Derechos Humanos; que el grupo de trabajo remita su opinión al Relator Especial sobre la Tortura y otros Tratados de Penas inhumanos o degradantes. Así finaliza el comunicado dado a conocer en las redes sociales por los abogados del exmandatario.

El expresidente fue extraditado a Panamá el 11 de junio en un vuelo privado procedente de Miami, Florida, Estados Unidos. A su llegada, el director de la Dirección de investigación judicial, Marcos Córdoba, remitió una carta al magistrado juez de garantías, Jerónimo Mejía, en la que le notificaba que una vez llegó a suelo panameño, al expresidente Ricardo Martinelli le fuese leída la orden de detención y se le hiciera entrega de la certificación de la orden de detención provisional dictada en su contra el 21 de diciembre de 2015. Posteriormente, fue trasladado al Centro penitenciario El Renacer.

Córdoba, remitió al juez de Garantías los documentos que avalaban los procedimientos empleados en el relevo de custodia de Martinelli: acta de entrega de prisionero de los Estados Unidos en inglés; copia del historial del servicio de salud del centro penitenciario de Estados Unidos; informe de aprehensión, copia de la constancia de evaluación médica en el aeropuerto de Tocumen y en El Renacer; constancia de buen trato; acta de derecho del aprehendido; constancia de llamada telefónica.

Ese mismo día se celebró un acto de notificación de derechos al expresidente en el que el juez de Garantías le explicó la razón por la que comparecía en el salón del Segundo Tribunal de Justicia, ubicado en el palacio de justicia Gil Ponce.

La defensa alega que su cliente tiene padecimientos que requieren hospitalización. Desde su detención, pasó tres noches en el hospital Santo Tomás por un cuadro de hipertensión arterial y arritmia cardíaca, entre otros padecimientos.

Mientras se encontraba hospitalizado, el juez de garantías solicitó a un equipo de médicos del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, la evaluación del acusado.

Por tres días los galenos monitorearon los medicamentos recetados al paciente, evaluaron los exámenes que se le practicaron y que resultaron ‘normales’. Finalmente concluyeron que Martinelli había compensado la crisis hipertensiva que lo internó en el nosocomio.

El informe forense fue entregado al juez en una audiencia en la que la defensa y querellantes tuvieron la oportunidad de cuestionar a los profesionales.

Se determinó que la evolución del paciente tuvo que ver con el tratamiento suministrado, y que, por lo general, un paciente de patologías crónicas, con un buen seguimiento médico y los medicamentos adecuados, puede continuar con exámenes de rutina sin necesidad de hospitalización.

Una de las evaluaciones que hizo el juez fue que la crisis de hipertensión se logró estabilizar en un periodo de 6 horas.

Esa misma noche, 13 de junio, los médicos del Hospital Santo Tomás firmaron el alta del paciente y al día siguiente fue trasladado al centro penitenciario El Renacer.

A pesar de que el Ministerio de Gobierno negó que la celda del expresidente cuenta con comodidades especiales: televisor, microondas, acondicionador de aire, y baño propio, los periodistas apostados afuera del penal atestiguaron cómo un vehículo oficial introducía al penal televisores plasma que supuestamente eran para la celda del exmandatario.

El equipo de defensa de Martinelli tiene otras quejas: ha calificado de sospechoso, el hecho de que el mismo día en que fue ingresado formalmente su cliente a El Renacer, un nuevo director, David Ramos comisionado de la Policía, asumió el mando.

Ayer, la cuenta de Twitter del expresidente hacía alusión al poder que ejerce sobre su caso el Consejo de Seguridad: ‘El que dirige el país desde hace tiempo se llama Picuiro López, él sugiere, guía y toma las decisiones. Varela se la pasa de turista, lo único que le interesa es que hace conmigo, bendita obsesión. No esperé encontrar esto tan mal, o hacemos contrapeso o su odio se lleva Panamá’.

 

 

Adelita Coriat