Careo confirma donación de Stanley Motta a ‘Mimito’

Una diligencia judicial comprobó las donaciones que en 2014 hicieron la constructora Odebrecht y el empresario Stanley Motta a la campaña presidencial de José Domingo ‘‘Mimito” Arias, del partido Cambio Democrático (CD).

El 26 de abril de 2018, durante aproximadamente cuatro horas, Arias y José Porta Álvarez, tesorero de la campaña, estuvieron cara a cara. El encuentro fue promovido por la Fiscalía Especializada Anticorrupción para aclarar las declaraciones contradictorias de ambos imputados en el proceso por blanqueo de capitales y el pago de supuestas coimas de la constructora a funcionarios y políticos panameños.

El careo se prolongó por la lectura del expediente. Ambos imputados estuvieron acompañados de sus respectivos defensores. Y aunque los documentos que dan cuenta de este encuentro están bajo custodia de la fiscalía con el argumento de que no se han foliado, hay detalles de la diligencia que se han filtrado .

CRONOLOGÍA DE ODEBRECHT

El escándalo de corrupción tiene su génesis en Brasil

JUNIO 2015

El presidente de la constructora, Marcelo Odebrecht, fue detenido en São Paulo. Es condenado a 19 años de prisión.

DICIEMBRE 2016

El Departamento de Justicia revela que Odebrecht pagó sobornos por $59 millones a panameños.

ENERO DE 2017

La Procuraduría General de la Nación formula cargos a 17 personas por el caso Odebrecht.

FEBRERO 2017

Ramón Fonseca Mora señala al presidente Juan Carlos Varela de haber recibido donaciones.

AGOSTO 2017

Aprehenden provisionalmente a José Domingo ‘‘Mimito” Arias.

Una fuente judicial confirmó a La Estrella de Panamá que la campaña del candidado presidencial de CD había recibido un millón de dólares de la constructora brasileña y otro millón de parte del empresario Motta. Durante el careo, informó la fuente, Arias lo reconoció.

En una propuesta para un acuerdo de colaboración eficaz con la Fiscalía Especializada Anticorrupción, Porta Álvarez había hecho estas afirmaciones.

A Porta Álvarez lo ligaban más de 25 años de amistad con Arias. Esa misma motivación fue determinante para que aceptara ser su tesorero y apoyarlo en su camino a la presidencia 2014-2019. Además, los unen lazos familiares.

Al calor de la campaña, Arias y Porta Álvarez emprendieron la búsqueda de fondos, acudieron al empresariado local y entre ellos se reunieron con Stanley Motta, quien los recibió junto a Carlos Motta y Miguel Heras.

A Arias y Porta Álvarez les fue bien, porque Motta decidió apoyarlos con un millón de dólares. Pero, según un documento, puso como condición que se abriera una cuenta en el exterior para el depósito.

Arias no tuvo inconvenientes y dio instrucciones a Porta Álvarez para abrir la cuenta en un banco del exterior, que resultó ser PKB Privat Bank, S.A., en Lugano, Suiza.

La cuenta indicada fue abierta a nombre de la sociedad Allure Consulting & Services Inc., con el número 115953. El primer depósito provino del empresario Motta, a través de la sociedad Multitenant Overseas Ltd., por la suma de $200 mil, cita el documento preliminar del acuerdo de colaboración.

Este medio conoció que la defensa de uno de los imputados confía en que se cite al empresario para que confirme la reunión que se registró y en la que se giraron las instrucciones para hacer efectiva la donación de campaña.

‘Dentro del expediente no existen elementos de investigación para determinar la manera en que se hizo la donación de parte de Motta. No se han hecho intentos por corroborar las transacciones que se realizaron. Ni siquiera se investiga la estructura que se usó para hacer llegar sus donaciones al excandidato presidencial’, afirmó la fuente judicial. Incluso, este medio conoció que a Porta Álvarez se le procesa por el millón de dólares que recibió de la constructora brasileña.

EL MILLÓN DE ODEBRECHT

Días después de que la cuenta Allure Consulting & Services Inc. recibiera un primer depósito, el banco le comunicó a Porta Álvarez que había recibido otro depósito por $400 mil, proveniente de Klienflied Services Ltd. Esta sociedad es una offshore constituida en Antigua y Barbuda para pagar sobornos de la constructora, por ejemplo, en Perú y Panamá. Esta información se desprende de las investigaciones que se adelantan del caso Odebrecht.

Porta Álvarez comunicó a su amigo que había recibido el dinero. Arias entonces le hizo saber que ese depósito venía de otro grupo económico que él había contactado y que también donaría un millón de dólares. Posteriormente, llegaría otro depósito por $600 mil. Estas declaraciones fueron corroboradas durante el careo. Y hasta donde conoció este medio, fueron confirmadas.

La cuenta, según el documento, tiene un total de $2 millones que no fueron transferidos a Panamá. Ese dinero aún permanece en esa cuenta, se informó.

Una propuesta previa de acuerdo solicitaba a la fiscalía que se aceptara transferir los fondos que donó Klienfiled Services Ltd., por $1 millón, a una cuenta del Ministerio de Economía y Finanzas.

Porta Álvarez también estaba comprometido a entregar la información relacionada con la empresa Allure Consulting & Service Ltd. y la documentación relacionada a dos depósitos recibidos de Klienfield Services Ltd.

EL TESTIMONIO DE MOURA QUE SALPICÓ A ‘MIMITO’ ARIAS

La investigación que se adelanta por blanqueo de capitales contra el excandidato presidencial por el partido Cambio Democrático (2014), José Domingo Arias, estaría relacionada a las declaraciones, en Brasil, de la publicista Mónica Moura.

En su testimonio, Moura aseguró que cobró con dinero de Odebrecht el costo de $16 millones por el desarrollo de la campaña política de CD en 2014. En su confesión, Moura agregó que el entonces presidente Ricardo Martinelli le entregó personalmente medio millón de dólares en el Palacio de Garzas.

Previamente, el excandidato presidencial Arias aseguró que no recibió dineros de Odebrecht como apoyo a su campaña electoral.

Arias, quien lideró la alianza Unidos por más Cambios, fue el candidato presidencial que recibió más donaciones. Según el reporte del TE, el CD recibió $34.7 millones y gastó $35 millones.

Una vez culminado el careo, y después de dos días de diligencias, de haber pasado una noche con una medida de aprehensión provisional, la fiscalía dispuso arresto domiciliario para Porta Álvarez. Su defensa, liderada por la abogada Gladys Quintero, se prepara para solicitar un cambio de medida por considerarla ‘excesiva’.

Arias también acudió dos días al edificio Avesa, sede de las fiscalías. El viernes 27 de abril de 2018 continuó con su ampliación de indagatoria. A su salida, no se conoció de alguna medida en su contra.

El 25 de abril de 2018, la Fiscalía Especializada Anticorrupción, a cargo de Zuleyka Moore, anunció la reactivación del caso Odebrecht después de que el Segundo Tribunal ajustó a un año el periodo de investigación.

La fiscal dispuso 86 diligencias en bancos, firmas de abogados, instituciones públicas y otros involucrados.

La funcionaria añadió que continuaba la entrega de información de la empresa y los colaboradores desde 2008 hasta 2016. Un día después de este anuncio, Porta Álvarez era conducido al Avesa, para indagatoria.

La toma de la declaración de Porta Álvarez había quedado pendiente después de que un escandaloso fallo del Órgano Judicial dio por concluida las investigaciones de la trama más corrupta de los últimos años.

El 12 de octubre de 2017, la Fiscalía Especial Anticorrupción dictó la providencia de indagatoria N° 09-2017, para formularle cargos. En la misma fecha, el despacho de instrucción emitió el oficio N° 3840, para disponer la conducción de Porta Álvarez a los estrados judiciales, para que rindiera sus descargos y aportara pruebas en su defensa.

La tarde del 30 de octubre de 2017, la Policía Nacional le comunicó al imputado su deber de comparecer a la Fiscalía. Porta Álvarez se presentó de manera voluntaria, pero al momento de su llegada a la agencia de instrucción, la fiscal encargada de la investigación le comunicó que no podría rendir sus descargos porque el término de la investigación había precluido. La fiscal procedió a dejar sin efecto el oficio que ordenaba la conducción del imputado.

 

Marlene Testa